El pasado 31 de agosto finalizaba la programación de la segunda edición de Bimilenaria Cultural que el Ayuntamiento de Calahorra ha organizado con el objetivo de dinamizar el verano calagurritano con una actividad cultural y de ocio diversa, adaptada a la situación sanitaria derivada de la pandemia y diseñada para todos los públicos.

Durante los meses de julio y agosto, cada fin de semana la ciudad de Calahorra se ha caracterizado por disponer de actividad ocio cultural constantemente a lo largo del verano. El empeño del equipo de gobierno ha sido desde el inicio de la pandemia generar actividad cultural que, a su vez, animara la actividad hostelera y comercial de la ciudad. De esta manera, se ayudaba a estos sectores afectados negativamente por la pandemia, especialmente el sector de la industria cultural.

A su vez, muchos establecimientos hosteleros también han querido colaborar con este objetivo y han planificado una programación propia en el ámbito cultural, conscientes de que esta fórmula de generar actividad segura en la calle era atractiva y provechosa para sus negocios.

De este modo, el Ayuntamiento ha llevado a cabo actividades de punta a punta de la ciudad, desde el Pórtico de la Catedral a la calle Aragón y desde la plaza del Obispo Fidel García hasta la calle José María Gómez Madinaveitia. En total, 41 actividades entre conciertos, espectáculos familiares, circo o conciertos de música clásica en ermitas o iglesias, que en su conjunto han supuesto una inversión de 90.000 euros al consistorio.

Mención especial merecen los conciertos celebrados en el aparcamiento de la Catedral entre el 21 y el 28 de agosto, que trajeron a Calahorra a grupos como Lépoka, Funambulista, Mocedades o Messura, entre otros, que se han saldado con una ocupación media del 60 % y gracias a los cuales se ha maximizado un espacio que ha demostrado ser amplio, seguro y acogedor y que se ha utilizado de esta manera por primera vez.

El programa Bimilenaria Cultural finalizaba con las actuaciones teatrales de «Mi madre, Serrat y yo» y «Sobre el caparazón de las tortugas» los pasados 30 y 31 de agosto, ambas con una gran acogida del público y mucha asistencia, hasta el punto que el actor calagurritano Nacho Guerreros estrenó colgando el cartel de localidades agotadas.

Durante el verano, también la concejalía de Juventud ha realizado actividades en un nuevo programa denominado «Verano Joven», que culminará en septiembre. Por su parte, la concejalía de Turismo ha organizado una amplia cantidad y variedad de visitas guiadas por la ciudad, tanto por la zona histórica, como temáticas sobre el pasado industrial y conservero de Calahorra o por la judería. Igualmente, se han desarrollado algunas de las visitas planeadas por los parajes naturales de la ciudad, que continuarán desarrollándose a lo largo del otoño.

En definitiva, la segunda edición de Bimilenaria Cultural ha permitido consolidar este programa cultural por lo que el Ayuntamiento de Calahorra seguirá apostando el año que viene por su desarrollo, ampliándolo e innovando con nuevas propuestas para llenar de cultura y ocio a Calahorra, de forma que nuestra ciudad se refuerce como un referente en el ámbito del ocio y la cultura del verano, atrayendo visitantes de toda nuestra área de influencia de todas las edades.

TE PUEDE INTERESAR...


...

Ayuntamiento, Ader y comerciantes locales ponen en marcha la ‘Caja Mágica’ con 10.000 euros en premios

...

La orquesta Panorama actuará el 30 de agosto en las fiestas patronales de verano

...

El pleno aprueba, por unanimidad, una moción para la mejora de la conexión ferroviaria Calahorra-Madrid

...

Mónica Arceiz: “Para que Calahorra sea una ciudad más segura es necesaria la implicación del Gobierno central”