Ayer domingo finalizó el extenso programa de actividades de animación cultural y apoyo a la hostelería de la ciudad conocido como «Bimilenaria Cultural». Una apuesta para este verano del Ayuntamiento de Calahorra con el objetivo de reactivar la actividad cultural en la ciudad tras la salida del estado de alarma generado por la pandemia de la COVID-19, que durante los meses de julio y agosto ha programado y desarrollado un total de 100 actividades enmarcadas dentro de los ámbitos de la música (pequeños conciertos de todos los estilos), magia, conferencias, circo, animación infantil, etc.

Las actuaciones se han desarrollado diseminadas por varios emplazamientos a lo largo y ancho de toda la ciudad, siempre vinculadas a los establecimientos de restauración y hostelería en el interés de apoyar a este sector económico tan importante para Calahorra y que está sufriendo con especial dureza el azote de la crisis.  

Desde las piscinas municipales a la plaza de la catedral, pasando por Paletillas, Maestro Falla, Juan Apellani, Diego Camporedondo o la Plaza del Raso (por poner unos ejemplos), la actividad cultural ha impregnado la ciudad. Una actividad cultural diseñada específicamente con un formato de absoluta seguridad sanitaria, ya que todas y cada una de las actividades organizadas en este verano han contado con una escrupulosa planificación y todas y cada una de ellas han sido supervisadas y aprobadas por la autoridad sanitaria, desarrollándose bajo la máxima vigilancia con respecto a las medidas de precaución, distanciamiento y prevención contra la COVID-19.

En la elaboración de este extenso programa, el Ayuntamiento de Calahorra ha contado con la participación y colaboración de más de 40 establecimientos hosteleros de la ciudad, así como con la Asociación de Comerciantes del Mercado de Abastos, la Banda Municipal de Música, el Grupo Scouts Nuestra Sra. De Guadalupe, o el Club Taurino de Calahorra, entre otros.

Durante los dos meses de verano, «Bimilenaria Cultural» ha proporcionado empleo directo a través de las contrataciones realizadas de personas y equipos a más de un centenar de artistas y profesionales, buena parte de ellos de nuestro entorno, que están atravesando un difícil momento por la pandemia sanitaria.

El coste medio por cada actividad o concierto ha sido de 510 euros, lo que demuestra que es posible poner en marcha un ambicioso plan cultural y de animación de calle en verano con un coste reducido.

Tras el éxito cosechado con este novedoso programa de animación cultural y económica, el Ayuntamiento de Calahorra se plantea nuevas fórmulas para el futuro, lo que garantiza que los veranos culturales en la ciudad bimilenaria han llegado para quedarse.

Por último, el Ayuntamiento de Calahorra quiere agradecer públicamente el comportamiento ejemplar de la ciudadanía y del sector de la hostelería y la restauración, así como el trabajo desarrollado desde el personal dependiente del propio Ayuntamiento, desde los servicios de cultura y juventud, Policía Local y Parque Municipal de Obras.

TE PUEDE INTERESAR...


...

La alcaldesa de Calahorra y los concejales del equipo de gobierno municipal atenderán a los ciudadanos también los lunes por la tarde

...

Agenda para el fin de semana

...

Ayuntamiento y Cáritas Interparroquial firman un convenio para el desarrollo del programa de personas sin hogar y en situación de vulnerabilidad social

...

Puesta en funcionamiento del nuevo Espacio Coworking ‘Calahorra’ para emprendedores, autónomos y empresarios